22 de diciembre de 2008

Lizzy Borden. Zaragoza, 2 de diciembre, Sala Devizio

20 euros con el grupo Eternity de teloneros (buen grupo de Zaragoza así a lo Warcry) y las birras a 2.5 euros (esto ya es otra cosa troncos). Una sala recuperada pa conciertos heavies. No mu bien acondicionada, pero bueno, el acontecimiento fue histórico igualmente y como el escenario te llegaba por el pecho, pues ya os imaginais la que pudimos liar allí. Por allí pululaban los de la Heavy Rock con que si ponen el concierto con menos de CALIENTE, es que mienten como putos bellacos (estuvo sobresaliente, grandioso).

Gente de toda España ante el primer concierto de Lizzy en nuestro país. Eso sí, estábamos sus incondicionales (unas 400 personas más o menos; menos mal que el bar era pequeño; no sé como acabaría la cosa en Palencia que se ve que tocaban en un frontón cubierto con capacidad pa 4000 personas!!!). Minifaldas, tacones, mallas, pelos cardados y el resto de parafernalia acostumbrada en estos eventos. Qué pena que el grupo haya adoptado una estética siniestra… Pero aún así, molan que te cagas.

A pesar de la modestia de medios, los tíos estuvieron 2 horas en el escenario con una puesta en escena de cojones y una banda de gente joven y con ganas (y con guitarras de flechas!!!) que SÍ que acompañan de puta madre a Lizzy. Por cierto, éste se ha cuidado y mantiene una voz clara y poderosa. Muy guapos los números siniestros, las mácaras, el número del hacha pero sobre todo… la potencia que tienen en directo.

Tocaron casi todas del nuevo (Appointment with Death) y le dieron un repaso de puta madre a la discografía (hasta el Master of Disguise se atrevieron a repasar ante una audiencia que se las sabía todas todas). El picatoste máximo se montó con Notorious y Me Against the World. La de American Metal la tocaron con la bandera americana y la española. Y aquí se nota la sapiencia de la audiencia, que en vez de ponerse a decir chorradas y movidas de política, pues aplaudió el gesto y nos pusimos todos a bailar como locos con ese trallazo (luego por supuesto, pues les lanzaron la ikurriña y una pancarta con LIZZY BORDEN pa no perder la costumbre del macarrismo jajaja).

Ningún segurata imbécil impidiendo la diversión y los jevis pasándoselo pipa subiendo al escenario, bajando y bebiendo como hijoputas. Y todo controlado y sin ningún altercado. Vamos, que no sé a veces para qué ponen vallas y armarios empotrados cuando las cosas salen tan requetebién cuando la audiencia es realmente heavy metal. Y como estaba más a gusto que un arbusto, pues me puse como un atún en escabeche y estuve 2 días sin poder hablar de los gritos que pegué allí. Les pedí Council for the Caldron y Flesh Eater (mi favorita) pero no las tocaron (qué cabrones!) jaja.

En fin, no puedo ser muy objetivo porque vi a una de mis bandas favoritas por primera vez. Pero vamos, ya sabéis que a mí me va el pata negra y estos tíos son un grupazo. Les da igual tocar en el Wacken que en una tarima. Uno de los mejores conciertos que he visto y vivido.

Cámara.

Leed también las siguientes crónicas de nuestro reportero en Barcelona:

3 comentarios:

tonino dijo...

excelente cronica Kamara.me alegro un monton de que disfrutaras de uno de tus grupos preferidos.(nos vemos pronto por territorio andalusi azaura)

tonino dijo...

ole tu polla kamara!!!!!!me alegro que lo pasaras de puta madre.por cierto excelente cronica cabronazo.(da sañales de vida pronto por territorio andalusi)

Rainbow Ratt dijo...

Olé, da gusto leer una crónica de nuestro doctor. Que literato más sublime y que macarra si señor con dos pelotas. Lástima perdermelos pues es uno de mis grupos predilectos.