4 de agosto de 2008

LORCA ROCK 2008, SIGUIENDO EN LA BRECHA

Lorca, 25-26 / Julio / 2008

A pesar de los innumerables problemas por los que ha tenido que pasar esta edición del Lorca, inesperadamente ha sido un éxito, igual que siempre. Y es que este festival ya tiene su prestigio dentro de la escena nacional, aparte de que siempre cuenta con un gran cartel y sus organizadores son gente competente. Y los problemas han sido todos por lo mismo, las caídas de bandas hasta el último día, como W.A.S.P., Opeth, y anteriormente Thin Lizzy y Testament. Pero la caída no solo ha sido de bandas, sino también de metalmancheros, que en esta ocasión me dejaron solo. Aunque no hay mal que por bien no venga, porque me vi al amparo de buena gente como son Mª Ángeles, Marisol y Alberto, unos amigos que me abrieron un hueco en sus corazones y a los que mando un abrazo muy grande. Así me lo pude tomar de una forma más relajada, durmiendo en pensiones y comiendo bien, y sin pasar las fatigas a las que estamos acostumbrados (fatigas que me gustan, por otro lado). Ahora, que las cogorzas que pillamos fueron también como para hacernos un monumento. No os vayáis a pensar que me he echado a hermanita de la caridad.

Llegamos al recinto del festival a las 8 de la tarde, justo para ver a AMON AMARTH, una de mis bandas predilectas para este festival, pero cuando vi la cola que había para las putas pulseras me di cuenta de que no iba a poder verlos. Y sabíamos que esto iba a pasar, pero no pudimos hacer nada. Los escuchamos desde fuera y nos dio tiempo a ver un par de temas, menos mal, aunque solo fuera para matar el gusanillo. Pero uno de esos temas fue la magnífica “Victorious March”, con la que demostraros su enorme poderío y de los que son capaces estos vikingos. Pero es una putada perderse a la única banda extrema del festival, y tener que escuchar desde la calle temas como “Pursuit of the Vikings”.

Era el turno de AVALANCH, a los que les tocó la difícil misión de sustituir a W.A.S.P., y que entraron en el cartel a última hora. No fue un día bueno para ellos, porque fue de largo el grupo que peor sonó del festival, los teclados y las voces coristas apenas se distinguían, aunque hicieron la actuación más potente y metálica que yo nunca les haya visto en la época de Ramón Lage. Eso si, tiraron sobre todo de su último material y lo viejo ya lo tienen casi totalmente olvidado, aunque me sorprendió que tocaran “Xana”, un tema que siempre me ha puesto el vello de punta, un tema precioso. De esta forma, sonaron temas como “Semillas de Rencor” o “Lágrimas Negras” en un show que no pasará a la historia.

Durante el descanso fuimos a echar un bocado y unos refrescos al coche y llegamos para disfrutar por enésima vez de la descarga HELLOWEEN, que ya parece que van aprendiendo que los temas de los que sus fans quieren disfrutar son los antiguos, los clásicos, y en ellos se volcaron esta vez, aunque yo me temí lo peor a comenzar con una larguísima y a veces casi tediosa “Halloween”. Y claro, las últimas veces que les hemos visto se han dedicado a desesperarnos con sus temas de 15 min. de duración y constantes paradas. Pero no fue así, y sacaron de la chistera lo que queríamos, o sea, “Marcho f Time”, “A Tale that Wasn’t Right” o “Eagle Fly Free”. Y la chistera de verdad también la sacó el cachondo de Andi Deris junto con la chaqueta roja para los temas “Dr. Stein” y “Perfect Gentleman”, que se esforzaba por agradar al público hablando en español. De todos es sabido que tiene su estudio y su residencia en Tenerife, así que ya le vale. Finalizaron con “If I could Fly” y “Keeper of the Seven Keys”, dejando para los bises “Future World” y la de siempre, o sea, el himno “I want Out”. Realmente, me sorprendieron por lo alegre de su show y las ganas de hacerlo pasar bien al público.

Y para finalizar el viernes venía el que para nosotros era el plato fuerte del día, los fineses APOCALYPTICA, una banda que gracias a sus espectaculares shows está subiendo como la espuma al olimpo de los dioses del metal. Ya era la segunda vez que les veía en menos de un mes y se me ponía la piel de gallina de la misma manera que en el Graspop. Comenzaron con un cover de Sepultura, “Refuse/Resist” para seguir con temas de su ultimo disco como “Grace” y “Last Hope”. Es increíble ver con qué violencia practica el headbanging esta gente con los violonchelos en las manos y lo que se mueven para meterse a la gente en el bolsillo. Todos, menos uno, que siempre permanece todo el concierto más que quieto, hierático. Como es normal, tambien nos atacaron con versiones de Metallica, como “Seek and Destroy”, “Fight Fire with Fire” y la espectacular “Enter Sandman”, en la que no me puedo explicar cómo no acabaron desnucados. Y es que para colmo, el batería mete una tralla digna de cualquier banda thrashmetalera, con lo que os puedo garantizar que no os aburriréis con esta banda, que creo que sigue tirando todavía demasiado de versiones, a pesar de tener material propio suficiente y de muy buena calidad. Finalmente llegó la versión “The Hall of the Mountain King”, que fue un final de fiesta increíble, a mi fue el tema que más me gustó, porque fue apoteósico y nos hizo ponernos las pilas a los headbangers más cerraos.

Tras la noche y la mañana de descanso en una cama “de verdad”, y después d meternos unos chuletones a la brasa entre pecho y espalda, nos dispusimos a afrontar el segundo día como nuevos. Aunque inevitablemente nos perdimos al grupo revelación de los últimos años, la que para mí es una de las mejores bandas del panorama nacional. Hablo de los albaceteños ANGELUS APATRIDA, que seguro que como siempre hicieron una actuación bestial. Ya les he visto dos veces este año y espero volver a verles en el Skulls of Metal y el Leyendas del Rock. Siempre se salen, aunque siempre a unas horas que son un puteo por el calor y la corta asistencia.

Pero sí que llegamos para ver a los fineses TURISAS. Quizá sea muy atrevido decir que fue la mejor banda del festival, pero si no lo fue faltó poco. Por lo que dijeron, nunca habían pasao tanto calor en un concierto, y es que eran las 5 de la tarde y el sol apretaba con cojones, aparte de que salieron ataviados con sus pieles y sus pinturas como siempre para deleitarnos con su Battle Metal. Es increíble ver cómo una banda que solo tiene dos discos en el mercado esté tan compenetrada y sepa ganarse al público de esa manera. El violinista era todo un espectáculo, y la sonriente chica del acordeón, todo un deleite. Todos cantábamos al ritmo de los maravillosos coros épicos en temas como “To Homlgard and Beyond” o “One More”, la peña levantaba los cuernos y la espadas al ritmo de “In the Court of Jarisleif” o “One Hundred and One”. El sonido era muy bueno, lo único que nos podía joder el rato era el tremendo sol, pero pronto llegamos a la sombra que daba el techao del escenario, a fuerza de empujones. Y para terminar, qué mejor que la versión “Rasputin” y su tema bandera, “Battle Metal”, donde dimos el resto para agradecerles todo su esfuerzo y sufrimiento, porque a pesar del calor, salieron con toda su indumentaria y nunca perdieron el buen humor. Sobresaliente.

Lo de White Lion ya es harina de otro costal, porque se mostraron apáticos y predecibles, sin ningún feeling, tanto que a la media hora de concierto nos fuimos aburrios. Nuestro plan era irnos a comer y descansar durante el concierto de MSG, que es una banda que a ninguno nos gustaba, y llegar para Lordi, pero lo leones blancos hicieron que nos largáramos antes de tiempo.

Tras el descanso volvimos para presenciar el ataque de LORDI, que tras su éxito eurovisivo han subido como la espuma gracias a sus espectaculares shows llenos de garra y efectos pirotécnicos. Como era de esperar, salieron con todos sus disfraces, maquillajes y estrambótica vestimenta. Menos mal que la noche ya había caido y el sol no te pegaba encima, que si no no lo cuentan, vamos, es que el maquillaje se les hubiera quedao como un un “blandi-blu”. Mientras iban cayendo temas como “Red Blood Sandman”, “Biomechanic Man” o “Get Heavy”, chorros de lumbre, confetti y fuegos artificiales se iban sucediendo. De las guitarras salían enormes llamaradas, y uno de los puntos álgidos fue cuando el frontman sacó una motosierra que escupía chispas y provocaba un enorme estruendo. Todo iba a la perfección, el sonido era muy bueno y la peña estaba disfrutando de lo lindo, porque la verdad es que un espectáculo así siempre gusta, y en este caso la puesta en escena no tapaba ninguna carencia musical, como algunos puedan pensar. Su Heavy-Rock es de muchos kilates. Para el final dejaron los temas más conocidos, como “Devil is a Loser”, “Would you Love a Monsterman” (donde el cantante lució sus enormes alas de murciélago) y la que ganó el festival de Eurovisión, “Hard Rock Allelujah”, que fue el brillante broche final para otra de las grandes descargas del festival. Y por fín llegó el punto álgido del festival, el gran momento de ver a nuestros queridos NIGHTWISH, (por cierto, el cuarto grupo del festival proveniente de Finlandia, tierra de grandísimas bandas de Metal). Yo tenía mucho miedo por si no me gustaba como Anette cantaba los viejos temas, pero terminé encantadísimo y con una sonrisa de oreja a oreja. Es verdad que Tarja es irreemplazable, pero hay que ver lo bien que se ha adaptado esta chica a la banda, que ya no se le queda tan grande como al principio. Todo es cuestión de tiempo. Comenzaron con dos temas nuevos, “Bye Bye Beautiful” y “Amaranth”, en las que los efectos de fuego se sucedían en cada momento. El escenario cada dos por tres estaba rodeado de llamas que salían por cualquier lado, se ve que la banda de Tuomas Holopainen no escatima en gastos y eso lo agradecemos todos. Cada vez que el calor de las llamas t llegaba al rostro mientras Jukka Nevalainen aporreaba sin compasión se te ponía la piel como escarpias. Siguieron con “Candence of her last Breath”, y a continuación vino un tema clásico del Oceanborn, “Sacrament of Wilderness”, tema que me encanta, y en el que pudimos comprobar por fin que Anette Olzon es una digna cantante para esta maravillosa banda. La chica salió con un vestido azul de vuelo muy gracioso, y no paraba de animar al público y moverse de un lado a otro, aunque en ningún momento hace headbanging como otras divas del Metal, cosa que se echa un poco en falta. Siguieron con “Dark Chest of Wonders”, tema que abre el disco “Once” y después vino otra del nuevo disco “Dark Passion Play”, como era “The Poet and the Pendulum”. Emppu Vuorinen iba de un lado a otro del escenario como un ratoncillo, el genial guitarrista era un torbellino. Tuomas movía el cuello como un poseso tras sus teclas, y Marco Hietala nos atraviesa con su desgarradora voz, que cada vez tiene más presencia. Y es que el bajista cada vez tiene más importancia dentro de la banda, es capaz de meterse al público él solo en el bolsillo, aunque el líder absoluto sigue siendo Tuomas. No en vano es el compositor del 90% de las letras y música, además de ser el fundador de la banda. A continuación cayeron “Sahara” y “Whoever Brings the Night”, para dar paso ya a los bises, en los que cayeron tres grandes clásicos de la banda, como “Nemo”, “Wishmaster”, que es una de mis favoritas, y cerraron con “Wish I had an Angel”, en las que la preciosa Anette estuvo soberbia, y en las que el escenario se convertía en una llama gigantesca, con todo tipo de efectos pirotécnicos que os podáis imaginar. Y este era el final de su esperadísima actuación, los 90 minutos nos supieron a muy poco, y eso es prueba de que lo pasamos en grande con los maestros del Metal Sinfónico, Operístico, o como coño les quieran etiquetar. Para mí son una gran banda de METAL. Espero verles pronto de nuevo, donde y cuando sea.

La guinda final la puso una banda que nunca decepciona, los asturianos WARCRY. Montones de veces les he visto ya, y las que me quedan, pero es que siempre te lo pasas de lujo coreando sus grandes temas. Poco queda ya de sus componentes originales, pero sí que quedan las ganas de hacer gozar al público, que se desgañita coreando sus himnos, y esta vez además con buen sonido. Los temas nos los sabemos ya casi de memoria, aunque varíen algo el repertorio: “Al salir el Sol”, “Ulises”, ¡Que Vengan ya!”, o “Más Allá” hacían que no nos acordáramos del cansancio acumulado. Otra actuación que se nos hizo muy corta y que remataron con “Hoy Gano Yo”, tema que gusta bastante al público, porque la verdad es que la letra es toda una declaración de principios.

En definitiva, mereció la pena asistir al Lorca, porque sabes que, te guste el cartel mas o menos, nunca te va a defraudar porque la organización pone todo de su parte para que todo salga a pedir de boca, mejorando año a año. Incluso Marcos sabe dar la cara en todo momento y eso es lo que hizo cuando, antes de la actuación de Avalanch, salió diciendo los problemas que había habido con las caídas de cartel, especialmente la de W.A.S.P. a última hora, y la gente se lo agradeció y le ovacionó con un aplauso. Que haga eso el Goyo aquí en el Atarfe a ver lo que pasa…
Por otro lado, me sorprendió el buen sonido del que disfrutaron en general todos los grupos, eso aquí en España no se suele ver mucho. También hay que agradecer el hecho de que el escenario estuviera techado, ya que eso nos quitó mucho calor a nosotros (claro, tenías que estar en las primeras filas) y sobre todo a los músicos.
Los precios eran normalicos, 5 euros el litro de cerveza y calimocho y 12 los cubalitros. Había gran cantidad de tiendas, y de la comida no puedo opinar porque no la catamos. Ahora si, este ya está visto que es uno de los festivales españoles con más solera, no en vano lleva ya 11 años sin fallos, con mejor o peor cartel, según los gustos, pero siempre más que aceptable, y eso se nota en que el público siempre responde. Como pasará en el Leyendas del Rock, organizado por la misma gente, que será un éxito porque la mejora año a año es evidente. Allí nos veremos dentro de poco, metalmancher@s.

Salud y Fuerza.

Germancho (germancholvtn@hotmail.com)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Dios que wapoooo tenia que haber idoo!!!!.German es 1 suerte que gozaseis de esos precios, de la cantidad de tiendas y tal porque en el Via (y creo recordar que lei en el kobeta)los precios del litro eran de 6 euros y en el Via solo habia 1 tienda y era la oficial (vamos, 1 clavada)..y si Goyo deberia hacer lo mismo pal Atarfe
Aleeee salud y metal!!!

Dark Rose

Rainbow Ratt dijo...

Me creia que no le ibas ha hacer la crónica del Lorca.Malegro que la hicieras.No parece que pinchase el festival como muchos creían y encantao que alguien lo pasara pipa.Haber si pa el año que viene el cartel me resulta obligatorio de ir, porque si el Atarfe desaparece...(espero que no)tendré mas opciones de ir a Lorca.

Germancho dijo...

Si me he obligao a hacerla es por eso, pq hay mucha gente que se creia ke iba a ser una cagada, y no ha sido asi ni mucho menos. He tardao mas de la cuenta pq parece ke ultimamente no me encuentro mu motivao pa escribir, ni me sale na. Por otro lado, no entienpo por que no se puede ir al Atarfe y al Lorca el mismo años, si hay 5 meses d diferencia entre ambos.

rainbow ratt dijo...

por logistica económica, yo siempre pa un concierto son dos entradas(Ana y yo)y a veces no puedo permitirme el ir a algun bolo yo solo, imagina pagando el doble. Asín que tengo que hacer criba muchas veces e ir al que realmente más me gusta. Ojalá se pudiera ir a tos!!!...